image

Conduciendo desde Donosti por la parte francesa, llegamos a Les Granges d’Astau (1.140m) un poco tarde, ya que teníamos que estar hacia las siete en el Refugio Espingo (1.967m) para cenar. El camino está perfectamente señalizado y asciende de forma pronunciada y constante, rodeando el bucólico Lac d’Oô. Íbamos bastante cargados con todo el material de escalada, incluidas cuerdas, así que se nos hizo algo pesado.

image

Al día siguiente salimos muy temprano hacia la falda del Spijeoles (3.065m) para subirlo por la vía Adishatz (6a, 420m). El camino desde el refugio hasta el principio de la vía es considerablemente largo (nos llevó cerca de tres horas). Hubiera sido más conveniente iniciar la marcha desde el Refugio del Portillón (2.570m) (que estaba completo) o haber vivaqueado allí mismo, como vimos más tarde que hizo una pareja. Desde la falda del monte hasta el inicio de la vía todavía hay que sortear un complicado tramo de pared por el que hay que trepar. Una vez a pie de vía, por fin, comenzamos a ascender el primer largo, un 4c de 50 metros sin ninguna complicación. Llegamos todos a la primera reunión ya muy tarde, y sin vistas a tener tiempo para completar la vía, de nueve largos. No obstante, Anja y yo subimos el segundo largo, un 5c de 35 metros, de placa muy bonito con agarres minúsculos, para posteriormente bajar y dar el día por concluido.

image

El domingo nos levantamos aún más temprano con intención de subir al Gourgs Blancs (3.129m). Salimos del refugio totalmente de noche, usando los frontales. A la altura del Lago Saussat, contemplando el Circo de Espingo pudimos comprobar que la parte de arriba estaba totalmente nublada. Mientras decidíamos si continuar o no comenzó a llover. Pensamos que sería una lluvia pasajera y que el tiempo mejoraría, así que decidimos continuar. De todas formas, yo volví al refugio a por el chubasquero, que no había metido en la mochila. Los demás subieron hacia el Refugio del Portillón. Tardé unos quince minutos más en llegar porque había invertido media hora en volver al refugio a por el chubasquero. Al llegar, Paula no estaba de muy buen humor, pensando que se nos había hecho ya demasiado tarde. Continuamos de todas formas, y seguimos un sendero que nos llevó a lo alto del Tusse de Montarqué (2.889m) en lugar de rodearlo. No fue un desvío considerable, pero sí transcurría por una prolongada pendiente en la que Anja se quedó atrás. Después de bajar del monte y llegar a un pequeño collado, estuvimos esperando a Anja durante largo rato. No aparecía, así que fui a buscarla. La encontré bastante atrás, bajando del monte. Estaba muy nerviosa porque en un momento dado no había sabido por dónde seguir y nos había perdido de vista. La convencí para continuar y nos reunimos todos de nuevo en el collado. En ese punto decidimos que teníamos que cambiar el plan. Acordamos simplemente rodear el valle y bajar por el Lac du Port d’Oô de nuevo hasta el Refugio Espingo, recoger todo y volver al coche.

image

Pero en el camino encontramos a un tío que nos dijo que desde donde estábamos hasta las cima del Cap Dera Baquo Occidental (3.097m) teníamos una media hora. Efectivamente, en una media hora llegamos a la cima. El tiempo había mejorado bastante, por lo que decidimos descender por la cresta hasta el collado del Port d’Oô y de allí retomar el camino de bajada. Esta cresta era otro de los posibles objetivos para el fin de semana. Comenzamos a bajar y la cresta se hizo cada vez más afilada. Oscar empezó a decir que no se encontraba cómodo, así que fuimos un poco más despacio. Más tarde fue Anja quien se sentía insegura. La encordé para que fuera más tranquila y continuamos, intentando salir de la cresta. Casi al final pudimos evitarla, metiéndonos en un pedregal que nos dejó a los pies del Port d’Oô. Allí descansamos un momento para iniciar la larga bajada hasta el Refugio de Espingo y luego al coche.

image

La bajada fue de nuevo algo accidentada. Una de las primeras pendientes era bastante pronunciada y estaba llena de arena y pequeñas piedras, por lo que resbalaba bastante. Oscar y yo nos adelantamos y Paula se quedó con Anja, que por allí bajaba muy insegura también. El tiempo comenzó a empeorar y en un instante estábamos en medio de una tormenta de granizo. Esperamos a que Paula y Anja llegaran. Anja estaba realmente exhausta y muy alterada, y Paula de bastante mal humor por tragarse la tormenta sin chubasquero. Finalmente la tormenta cesó, nos tranquilizamos todos y una vez retomado el camino de bajada, que hasta ese momento suponíamos pero que no acabábamos de localizar, bajamos todos tranquilamente por el largo sendero hasta el Refugio Espingo. Allí recogimos todos los trastos y, de nuevo bastante cargados, iniciamos este otro largo descenso hasta Les Granges d’Astau. Cuando llegamos al pueblo, lo primero que hicimos fue sentarnos en un bar y pedir unas frías jarras de cerveza y unos helados para celebrar las catorce horas de caminata por la alta montaña pirenaica.

Más

Pirineos (Espingo) — 17-19/8/2012 — Álbum de fotos en Picasa.

Referencias

Escalada en el Pirineo Norte (Xabier Larretxea), págs. 116-120 — Descripción de la vía Adishatz.
Ascensión a el Tusse de Montarqué (2889 metros) — Descripción de la ascensión al Tusse de Montarqué desde Les Granges d’Astau.
Cap Dera Baquo Occidental (3.097m) — Descripción del Cap Dera Baquo Occidental en Mendikat.
Pico Audoubert (3.045m) — Descripción del Pico Audoubert en Mendikat.
Spijeoles (3.065m) — Descripción del Spijeoles en Mendikat.
Gourgs Blancs (3.129m) — Descripción del Gourgs Blancs en Mendikat.