País fascinante, lleno de historia y contrastes, cuyo mayor tesoro es su gente. Injustamente percibido desde occidente, en ningún otro sitio encontrarás un pueblo tan honrado, servicial y con tanto respeto hacia el extranjero. Nuestro viaje de dos semanas y media nos llevó de sur a norte, desde el cálido desierto hasta zonas de exuberante vegetación y clima lluvioso, visitando pequeños pueblos y grandes ciudades. Y a final, volvimos con curiosas anécdotas, una mente más abierta y una gran sensación de gratitud.

Continue reading